(+51)(1)349-4617 (+51)956821642

CAMIPER incentiva el correcto uso de los Elementos de Protección Personal entre los mineros del Perú y Latinoamérica

21 Marzo, 2016

Es necesario e indispensable que los trabajadores mineros entiendan la importancia que tiene el correcto uso de los Equipos de Protección  Personal (EPPs) para la preservación de su integridad física ante los riesgos que se pueden presentar en el desarrollo de las actividades laborales. Por este motivo,  la Cámara Minera del Perú ha redoblado sus esfuerzos para crear conciencia entre sus estudiantes y los demás trabajadores mineros del Perú y Latinoamérica, para convencerlos totalmente que la optimización de la seguridad en las operaciones extractivas requiere de un trabajo conjunto, es decir, donde la responsabilidad es asumida por cada uno de los trabajadores, cuyo deber es realizar su faena siguiendo los procedimientos establecidos y desarrollando un comportamiento adecuado, que les permita preservar su integridad personal y la de sus compañeros.

El empleo de estos dispositivos es de carácter obligatorio. Es responsabilidad de cada trabajador solicitarlos, así como es obligación de la empresa entregarlos de forma gratuita a cada uno de sus empleados, de acuerdo con el tipo de faena que realizan dentro de la instalación minera y brindarles la capacitación debida para su correcto uso. Los EPPs son de  naturaleza personal, normalmente no son intercambiables y requieren de un cuidado particular para mantenerse en excelentes condiciones de operación y así garantizar una protección segura al momento que los trabajadores necesiten utilizarlos. Es responsabilidad de la empresa revisar e inspeccionar estos equipos de forma periódica para asegurar su vigencia, estado de conservación y funcionamiento adecuado. 

La mayoría de los accidentes laborales suceden por los procedimientos inseguros de los trabajadores, ya que al llevar laborando mucho tiempo, cogen confianza y utilizan menos los equipos de protección. Por ejemplo, ingresan a realizar trabajos con las perforadoras sin los tapones auditivos de protección. Además de esta circunstancia, existen otras causas, innatas a cada trabajador,  que potencian la aparición de conductas riesgosas como: el grado de instrucción, la personalidad y la estabilidad psicológica. Sin duda alguna, el recurso más valioso es el humano, en este sentido las actividades deben ir dirigidas a la creación de una cultura de autocuidado en los trabajadores, lo que garantice la calidad de vida laboral y por consiguiente, una mayor productividad.



El uso de los EPPs ayuda a reducir y prevenir la presencia de accidentes en la labor minera.

En este sentido, CAMIPER, a través del trabajo constante de sus profesionales, ha desarrollado programas de capacitación orientados a generar conductas positivas de los trabajadores hacia la aceptación de las normas y la utilización de los dispositivos de seguridad. Este esfuerzo de CAMIPER ha sido bien recibido por los profesionales mineros de diversos países respondiendo  de forma positiva ante esta iniciativa, que tiene como finalidad conseguir que cada padre, esposo, amigo e hijo,  que trabaja en un proyecto extractivo, salga caminando ileso y regrese con su familia. 

Como ejemplo de la buena aceptación que ha tenido la llamada de CAMIPER, podemos mencionar a la trabajadora Aída Gozar Osorio, quien nos indicó: “Antes de iniciar cualquier labor dentro del trabajo, es esencial contar con los EPPs correspondientes para disminuir las posibilidades de accidentes. La seguridad minera es responsabilidad de nosotros mismos”. Por su parte, otro de los trabajadores que han tomado conciencia de la importancia de esta iniciativa es Abel Ticliahuanca, mecánico en la Empresa Metal Mecánica S.A. -  Ememsa, quien nos comentó: “La seguridad minera es todo aquello  que nos protege de accidentes, ya sea cumpliendo con las reglas establecidas o utilizando los EPPs adecuados, según la tarea a realizar. Esto es importante para todos aquellos que trabajan con responsabilidad y seguridad en todos los aspectos”. 

Esta iniciativa también ha encontrado buena recepción entre los profesionales mineros de otros países latinoamericanos, como el venezolano Hildemaro Farreras, quien nos  indicó al respecto: “La seguridad es el mayor compromiso y responsabilidad que debe asumir todo trabajador y empresario en cualquier proceso productivo, con la finalidad de crear una cultura de prevención de riesgos laborales para fomentar el crecimiento de la empresa”.

Dentro de los EPPs podemos distinguir los elementos de protección para la cabeza, como los cascos, diseñados contra impactos, choques eléctricos y quemaduras. Protección para los ojos, como los lentes. Las orejeras o tapones auditivos son necesarios para la realización de aquellas labores en las que el nivel de ruido resulta excesivo, por ejemplo,  durante la utilización de perforadoras o la detonación con artefactos explosivos, así como los guantes para la protección de las manos. 



Es necesario el uso de los EPPs para trabajar seguros en condiciones climáticas adversas.

Como se ha mencionado antes, es necesario que la empresa proporcione los EPPS en óptimas condiciones, de lo contrario se pueden presentar enfermedades ocupacionales, que terminan condicionando el rendimiento de los trabajadores. Un aspecto tan básico como la mala elección de un elemento de protección puede terminar generando un problema para la salud de los operarios. Por ejemplo, en el mercado existen distintos tipos de guantes, elaborados con diversos materiales, como neopreno, jebe, caucho, látex y cuero, siendo este último el menos recomendable, por tratarse de un  material orgánico, que al contacto con el agua u otro líquido  se pudre y provoca enfermedades a la piel como dermatitis, infecciones con hongos, o cualquier otro tipo de bacteria, que se aloja en la piel, formando colonias, y que  terminan deformando las manos.

Entre otros elementos de protección personal encontramos los chalecos, la ropa de trabajo y el calzado especial. Hay que tener en cuenta que la minería presenta una particularidad, que consiste en que el desarrollo de las operaciones puede trasladar a los trabajadores hacia zonas geográficas de difícil acceso, que presentan condiciones climáticas extremas como zonas de nieve o deshielos. En este caso, es necesario el empleo de botas especiales para terreno nevado, lo que  permitirá realizar la labor de la forma más segura posible, tal como nos señaló Boris Calderón, Analista de Planillas en Cosapi: “Caminar con paso seguro y firme. Es importante respetar los estándares de seguridad, ya que es mejor prevenir antes que lamentar”.

La actividad minera también coloca a los trabajadores en contacto directo con sustancias  altamente contaminantes o en ambientes de trabajo que requieren de un equipo especial para preservar su salud. “Lo mejor para nuestra seguridad son nuestros implementos de protección personal para el uso y manipulación de reactivos en las plantas concentradoras”, nos indicó Edwin Rubén Soriano, de la Minera Volcan. También es indispensable el uso de los elementos de seguridad para aquellos operarios que se dedican a operar maquinaria pesada y a la conducción de vehículos como camiones.



Los trajes especiales ayudan a preservar la salud de los trabajadores
que están en contacto con sustancias contaminantes.

Finalmente, otro de los factores de riesgo dentro de las operaciones mineras es la realización de trabajos en altura. Los que llevan a cabo  este tipo de labores deben contar con el equipo de protección adecuado para preservar su integridad física como cascos, guantes, y arnés de seguridad. “Es necesario evaluar siempre nuestra área de trabajo antes de cualquier labor. Se deben utilizar los EPPs necesarios de acuerdo al tipo de tarea que se desea realizar. Por ejemplo, en  operaciones de altura es necesario siempre estar anclados a un punto fijo y seguro”, nos señaló Wagner Espinoza Castillo, Operador Manlift en el proyecto Cerro Verde en Arequipa.



Las operaciones en altura requieren que los operarios dispongan de
todos los elementos de protección para garantizar su seguridad.

De esta forma puede verse que más allá de las medidas de control establecidas y la programación de capacitaciones, el desarrollar estrategias para aumentar el nivel de aceptación de los trabajadores e incentivarlos a tomar conciencia sobre lo importante que resulta preservar su propia seguridad, contribuye a reducir la presencia de accidentes en el sector minero. 




CAMIPER incentiva el correcto uso de los Elementos de Protección Personal entre los mineros del Perú y Latinoamérica

21 Marzo, 2016

Es necesario e indispensable que los trabajadores mineros entiendan la importancia que tiene el correcto uso de los Equipos de Protección  Personal (EPPs) para la preservación de su integridad física ante los riesgos que se pueden presentar en el desarrollo de las actividades laborales. Por este motivo,  la Cámara Minera del Perú ha redoblado sus esfuerzos para crear conciencia entre sus estudiantes y los demás trabajadores mineros del Perú y Latinoamérica, para convencerlos totalmente que la optimización de la seguridad en las operaciones extractivas requiere de un trabajo conjunto, es decir, donde la responsabilidad es asumida por cada uno de los trabajadores, cuyo deber es realizar su faena siguiendo los procedimientos establecidos y desarrollando un comportamiento adecuado, que les permita preservar su integridad personal y la de sus compañeros.

El empleo de estos dispositivos es de carácter obligatorio. Es responsabilidad de cada trabajador solicitarlos, así como es obligación de la empresa entregarlos de forma gratuita a cada uno de sus empleados, de acuerdo con el tipo de faena que realizan dentro de la instalación minera y brindarles la capacitación debida para su correcto uso. Los EPPs son de  naturaleza personal, normalmente no son intercambiables y requieren de un cuidado particular para mantenerse en excelentes condiciones de operación y así garantizar una protección segura al momento que los trabajadores necesiten utilizarlos. Es responsabilidad de la empresa revisar e inspeccionar estos equipos de forma periódica para asegurar su vigencia, estado de conservación y funcionamiento adecuado. 

La mayoría de los accidentes laborales suceden por los procedimientos inseguros de los trabajadores, ya que al llevar laborando mucho tiempo, cogen confianza y utilizan menos los equipos de protección. Por ejemplo, ingresan a realizar trabajos con las perforadoras sin los tapones auditivos de protección. Además de esta circunstancia, existen otras causas, innatas a cada trabajador,  que potencian la aparición de conductas riesgosas como: el grado de instrucción, la personalidad y la estabilidad psicológica. Sin duda alguna, el recurso más valioso es el humano, en este sentido las actividades deben ir dirigidas a la creación de una cultura de autocuidado en los trabajadores, lo que garantice la calidad de vida laboral y por consiguiente, una mayor productividad.



El uso de los EPPs ayuda a reducir y prevenir la presencia de accidentes en la labor minera.

En este sentido, CAMIPER, a través del trabajo constante de sus profesionales, ha desarrollado programas de capacitación orientados a generar conductas positivas de los trabajadores hacia la aceptación de las normas y la utilización de los dispositivos de seguridad. Este esfuerzo de CAMIPER ha sido bien recibido por los profesionales mineros de diversos países respondiendo  de forma positiva ante esta iniciativa, que tiene como finalidad conseguir que cada padre, esposo, amigo e hijo,  que trabaja en un proyecto extractivo, salga caminando ileso y regrese con su familia. 

Como ejemplo de la buena aceptación que ha tenido la llamada de CAMIPER, podemos mencionar a la trabajadora Aída Gozar Osorio, quien nos indicó: “Antes de iniciar cualquier labor dentro del trabajo, es esencial contar con los EPPs correspondientes para disminuir las posibilidades de accidentes. La seguridad minera es responsabilidad de nosotros mismos”. Por su parte, otro de los trabajadores que han tomado conciencia de la importancia de esta iniciativa es Abel Ticliahuanca, mecánico en la Empresa Metal Mecánica S.A. -  Ememsa, quien nos comentó: “La seguridad minera es todo aquello  que nos protege de accidentes, ya sea cumpliendo con las reglas establecidas o utilizando los EPPs adecuados, según la tarea a realizar. Esto es importante para todos aquellos que trabajan con responsabilidad y seguridad en todos los aspectos”. 

Esta iniciativa también ha encontrado buena recepción entre los profesionales mineros de otros países latinoamericanos, como el venezolano Hildemaro Farreras, quien nos  indicó al respecto: “La seguridad es el mayor compromiso y responsabilidad que debe asumir todo trabajador y empresario en cualquier proceso productivo, con la finalidad de crear una cultura de prevención de riesgos laborales para fomentar el crecimiento de la empresa”.

Dentro de los EPPs podemos distinguir los elementos de protección para la cabeza, como los cascos, diseñados contra impactos, choques eléctricos y quemaduras. Protección para los ojos, como los lentes. Las orejeras o tapones auditivos son necesarios para la realización de aquellas labores en las que el nivel de ruido resulta excesivo, por ejemplo,  durante la utilización de perforadoras o la detonación con artefactos explosivos, así como los guantes para la protección de las manos. 



Es necesario el uso de los EPPs para trabajar seguros en condiciones climáticas adversas.

Como se ha mencionado antes, es necesario que la empresa proporcione los EPPS en óptimas condiciones, de lo contrario se pueden presentar enfermedades ocupacionales, que terminan condicionando el rendimiento de los trabajadores. Un aspecto tan básico como la mala elección de un elemento de protección puede terminar generando un problema para la salud de los operarios. Por ejemplo, en el mercado existen distintos tipos de guantes, elaborados con diversos materiales, como neopreno, jebe, caucho, látex y cuero, siendo este último el menos recomendable, por tratarse de un  material orgánico, que al contacto con el agua u otro líquido  se pudre y provoca enfermedades a la piel como dermatitis, infecciones con hongos, o cualquier otro tipo de bacteria, que se aloja en la piel, formando colonias, y que  terminan deformando las manos.

Entre otros elementos de protección personal encontramos los chalecos, la ropa de trabajo y el calzado especial. Hay que tener en cuenta que la minería presenta una particularidad, que consiste en que el desarrollo de las operaciones puede trasladar a los trabajadores hacia zonas geográficas de difícil acceso, que presentan condiciones climáticas extremas como zonas de nieve o deshielos. En este caso, es necesario el empleo de botas especiales para terreno nevado, lo que  permitirá realizar la labor de la forma más segura posible, tal como nos señaló Boris Calderón, Analista de Planillas en Cosapi: “Caminar con paso seguro y firme. Es importante respetar los estándares de seguridad, ya que es mejor prevenir antes que lamentar”.

La actividad minera también coloca a los trabajadores en contacto directo con sustancias  altamente contaminantes o en ambientes de trabajo que requieren de un equipo especial para preservar su salud. “Lo mejor para nuestra seguridad son nuestros implementos de protección personal para el uso y manipulación de reactivos en las plantas concentradoras”, nos indicó Edwin Rubén Soriano, de la Minera Volcan. También es indispensable el uso de los elementos de seguridad para aquellos operarios que se dedican a operar maquinaria pesada y a la conducción de vehículos como camiones.



Los trajes especiales ayudan a preservar la salud de los trabajadores
que están en contacto con sustancias contaminantes.

Finalmente, otro de los factores de riesgo dentro de las operaciones mineras es la realización de trabajos en altura. Los que llevan a cabo  este tipo de labores deben contar con el equipo de protección adecuado para preservar su integridad física como cascos, guantes, y arnés de seguridad. “Es necesario evaluar siempre nuestra área de trabajo antes de cualquier labor. Se deben utilizar los EPPs necesarios de acuerdo al tipo de tarea que se desea realizar. Por ejemplo, en  operaciones de altura es necesario siempre estar anclados a un punto fijo y seguro”, nos señaló Wagner Espinoza Castillo, Operador Manlift en el proyecto Cerro Verde en Arequipa.



Las operaciones en altura requieren que los operarios dispongan de
todos los elementos de protección para garantizar su seguridad.

De esta forma puede verse que más allá de las medidas de control establecidas y la programación de capacitaciones, el desarrollar estrategias para aumentar el nivel de aceptación de los trabajadores e incentivarlos a tomar conciencia sobre lo importante que resulta preservar su propia seguridad, contribuye a reducir la presencia de accidentes en el sector minero. 




Visítanos en : Calle Los Canarios N° 105 Urb. San César II Etapa, La Molina - Perú