(+51)(1)349-4617 (+51)956821642

CAMIPER capacita a profesionales y técnicos en la aplicación de procedimientos de seguridad y rescate minero

28 Marzo, 2016

Los accidentes mineros alrededor del mundo continúan  ocasionado numerosas pérdidas humanas. Por este motivo, la Cámara Minera del Perú ha incrementado sus esfuerzos por elaborar un programa de formación, dirigido a los profesionales y personal técnico en el Perú y Latinoamérica,  donde se destaca que los trabajadores en general, así como los integrantes de las brigadas de rescate minero, cuenten con una buena preparación física, mental y un adecuado manejo de conocimientos sobre el desarrollo de procedimientos seguros en la faena extractiva. Todo esto con el objetivo de reducir el número de accidentes en minería.



Los trabajadores deben contar con un buen nivel de conocimientos, así como una óptima condición física
y mental para asegurar la seguridad en las operaciones mineras.

Durante los últimos años, entre los accidentes  mineros más comunes podemos mencionar: la caída de rocas, caída de los trabajadores, accidentes de tránsito, incendios  y fallas eléctricas. Para reducir el número de pérdidas ante estas situaciones y optimizar la seguridad al interior de toda instalación minera, es necesario que, además de contar con trabajadores debidamente capacitados en seguridad, toda empresa minera cuente con brigadas de rescate que tienen como tarea garantizar el desarrollo de la actividad con alto nivel de seguridad. Esto ha sido compartido por  integrantes de estos grupos de trabajo, como David Puse Pupuche, del proyecto minero Las Bambas en Apurímac, Perú, quien nos comentó: “Para los equipos de rescate minero la seguridad no es una prioridad, es un valor que todos debemos fomentar y practicar día a día. El lema con el que llevamos a cabo nuestra actividad es trabajando con seguridad a mi casa llevo felicidad”.

Las capacitaciones organizadas por las empresas están orientadas a  mejorar el nivel de conocimiento de los trabajadores en la aplicación de procedimientos seguros durante el desarrollo de cada labor. Cada una de estas especificaciones deben estar incluidas en los PETS (Procedimiento Escrito de Trabajo Seguro). Por ejemplo, al momento de llevar a cabo el desatado de rocas, se debe evitar comprometer la integridad de los operarios bajo todo aspecto, para esto se debe realizar esta labor desde una zona defensiva para evitar ser golpeado por una roca suelta. La mala praxis en este aspecto termina ocasionando accidentes, como el ocurrido hace uno años en un yacimiento en Perú, cuando un operario realizó la tare  desde el frente de la labor, teniendo como consecuencia que una roca impactó contra su pierna, produciéndole una fractura expuesta de tibia y peroné.

Aparte de los conocimientos, también es importante que las capacitaciones se centren en el aspecto psicológico, que consiste en mejorar el manejo de las emociones y sentimientos, así como el de la conducta ante situaciones de emergencia. Para esto se establecen grupos de reflexión, supervisión y capacitación, todo con la finalidad de potenciar la calidad de respuesta individual y grupal ante situaciones, altamente  generadoras de stress. “Trabajar con seguridad significa realizar tu labor de forma responsable, cumpliendo todos los mecanismos establecidos para la prevención, y utilizar un criterio adecuado para poder volver a casa sanos y salvos, ya que el capital más importante de toda organización es la vida humana”, nos comentó al respecto, Gino Acuña Aguilar, integrante de la Brigada de Lucha contra Incendios en la Minera aurífera Retamas, en la región de La Libertad, Perú.


Los integrantes de los equipos de rescate deben contar con una buena preparación física y mental.


Estos profesionales también deben recibir una preparación física adecuada para responder ante las situaciones de peligro que se pueden presentar como incendios, derrumbes, inundaciones, etc. Además, el objetivo de este entrenamiento es que los integrantes de las brigadas y el resto del personal se familiaricen con la utilización de instrumentos especiales para rescate minero, el uso de la maquinaria que puede emplearse en emergencias (grúas, cargadores frontales, etc.), los peligros inherentes a su trabajo, como la exposición a gases tóxicos e inflamables, electricidad, desprendimiento de rocas, entre otros. En este sentido, se puede indicar que el trabajo de rescate minero exige un buen estado físico y mental, así como un nivel de conocimiento adecuado sobre procedimientos seguros, que ayuden a que los trabajadores puedan mantener la calma, serenidad, sentido común y buen juicio durante una situación de emergencia.



Los simulacros en caso de incendios sirven para medir el estado de los equipos, como los extintores.

En cuanto a la conformación de estos equipos de rescate, es recomendable que se constituyan grupos heterogéneos, tanto en lo relacionado al sexo como a los rangos de edad. Además, se  debe contar con la participación de trabajadores de distintas áreas: operaciones de mina, mantenimiento mecánico, eléctrico y otras secciones afines. Es indispensable que durante la instrucción se realicen actividades teóricas, como las charlas de seguridad, y procedimientos prácticos. Por otra parte también es importante actividades prácticas como la organización de simulacros, que pueden ser de dos tipos: programados, es decir, que figuran en agenda y también están los no programados, que resultan ser los más importantes, ya que es la aproximación más cercana a una emergencia real, al contar con la inclusión de actores que representan roles de heridos, muertos o histéricos. 

Lo ideal es que cada empresa cuente con dos brigadas de rescate, para que, en casos reales de emergencia, mientras un grupo ejecuta los trabajos necesarios,  el otro se encuentre a la expectativa, dispuesto a prestar auxilio. Cada equipo debe estar al mando de un jefe de grupo, pudiendo ser, de preferencia, el Ingeniero de Seguridad o el Jefe de Operaciones Mineras.
Resulta importante que los integrantes de este grupo de trabajo reciban entrenamiento para evaluar su desenvolvimiento en situaciones extremas que se pueden presentar en el desarrollo de las labores, como una atmósfera llena de humo y gases, como la que se puede generar en un incendio. Al respecto, Miguel Melgarejo Minaya, operador de cargador frontal en la minera Colquisiri , Perú, nos indicó: “Es necesaria la realización de simulacros para comprobar el correcto desempeño del personal y el funcionamiento de los equipos a disposición, como los extintores, en caso de producirse un incendio”.

Finalmente, hay que indicar que resulta necesario que estos profesionales tengan conocimiento de la localización de los refugios mineros y las salidas de emergencia, para ayudar a la evacuación los trabajadores en el menor tiempo posible.


Los miembros de los equipos de rescate deben ayudar en la evacuación de los trabajadores a través de las salidas de emergencia.




CAMIPER capacita a profesionales y técnicos en la aplicación de procedimientos de seguridad y rescate minero

28 Marzo, 2016

Los accidentes mineros alrededor del mundo continúan  ocasionado numerosas pérdidas humanas. Por este motivo, la Cámara Minera del Perú ha incrementado sus esfuerzos por elaborar un programa de formación, dirigido a los profesionales y personal técnico en el Perú y Latinoamérica,  donde se destaca que los trabajadores en general, así como los integrantes de las brigadas de rescate minero, cuenten con una buena preparación física, mental y un adecuado manejo de conocimientos sobre el desarrollo de procedimientos seguros en la faena extractiva. Todo esto con el objetivo de reducir el número de accidentes en minería.



Los trabajadores deben contar con un buen nivel de conocimientos, así como una óptima condición física
y mental para asegurar la seguridad en las operaciones mineras.

Durante los últimos años, entre los accidentes  mineros más comunes podemos mencionar: la caída de rocas, caída de los trabajadores, accidentes de tránsito, incendios  y fallas eléctricas. Para reducir el número de pérdidas ante estas situaciones y optimizar la seguridad al interior de toda instalación minera, es necesario que, además de contar con trabajadores debidamente capacitados en seguridad, toda empresa minera cuente con brigadas de rescate que tienen como tarea garantizar el desarrollo de la actividad con alto nivel de seguridad. Esto ha sido compartido por  integrantes de estos grupos de trabajo, como David Puse Pupuche, del proyecto minero Las Bambas en Apurímac, Perú, quien nos comentó: “Para los equipos de rescate minero la seguridad no es una prioridad, es un valor que todos debemos fomentar y practicar día a día. El lema con el que llevamos a cabo nuestra actividad es trabajando con seguridad a mi casa llevo felicidad”.

Las capacitaciones organizadas por las empresas están orientadas a  mejorar el nivel de conocimiento de los trabajadores en la aplicación de procedimientos seguros durante el desarrollo de cada labor. Cada una de estas especificaciones deben estar incluidas en los PETS (Procedimiento Escrito de Trabajo Seguro). Por ejemplo, al momento de llevar a cabo el desatado de rocas, se debe evitar comprometer la integridad de los operarios bajo todo aspecto, para esto se debe realizar esta labor desde una zona defensiva para evitar ser golpeado por una roca suelta. La mala praxis en este aspecto termina ocasionando accidentes, como el ocurrido hace uno años en un yacimiento en Perú, cuando un operario realizó la tare  desde el frente de la labor, teniendo como consecuencia que una roca impactó contra su pierna, produciéndole una fractura expuesta de tibia y peroné.

Aparte de los conocimientos, también es importante que las capacitaciones se centren en el aspecto psicológico, que consiste en mejorar el manejo de las emociones y sentimientos, así como el de la conducta ante situaciones de emergencia. Para esto se establecen grupos de reflexión, supervisión y capacitación, todo con la finalidad de potenciar la calidad de respuesta individual y grupal ante situaciones, altamente  generadoras de stress. “Trabajar con seguridad significa realizar tu labor de forma responsable, cumpliendo todos los mecanismos establecidos para la prevención, y utilizar un criterio adecuado para poder volver a casa sanos y salvos, ya que el capital más importante de toda organización es la vida humana”, nos comentó al respecto, Gino Acuña Aguilar, integrante de la Brigada de Lucha contra Incendios en la Minera aurífera Retamas, en la región de La Libertad, Perú.


Los integrantes de los equipos de rescate deben contar con una buena preparación física y mental.


Estos profesionales también deben recibir una preparación física adecuada para responder ante las situaciones de peligro que se pueden presentar como incendios, derrumbes, inundaciones, etc. Además, el objetivo de este entrenamiento es que los integrantes de las brigadas y el resto del personal se familiaricen con la utilización de instrumentos especiales para rescate minero, el uso de la maquinaria que puede emplearse en emergencias (grúas, cargadores frontales, etc.), los peligros inherentes a su trabajo, como la exposición a gases tóxicos e inflamables, electricidad, desprendimiento de rocas, entre otros. En este sentido, se puede indicar que el trabajo de rescate minero exige un buen estado físico y mental, así como un nivel de conocimiento adecuado sobre procedimientos seguros, que ayuden a que los trabajadores puedan mantener la calma, serenidad, sentido común y buen juicio durante una situación de emergencia.



Los simulacros en caso de incendios sirven para medir el estado de los equipos, como los extintores.

En cuanto a la conformación de estos equipos de rescate, es recomendable que se constituyan grupos heterogéneos, tanto en lo relacionado al sexo como a los rangos de edad. Además, se  debe contar con la participación de trabajadores de distintas áreas: operaciones de mina, mantenimiento mecánico, eléctrico y otras secciones afines. Es indispensable que durante la instrucción se realicen actividades teóricas, como las charlas de seguridad, y procedimientos prácticos. Por otra parte también es importante actividades prácticas como la organización de simulacros, que pueden ser de dos tipos: programados, es decir, que figuran en agenda y también están los no programados, que resultan ser los más importantes, ya que es la aproximación más cercana a una emergencia real, al contar con la inclusión de actores que representan roles de heridos, muertos o histéricos. 

Lo ideal es que cada empresa cuente con dos brigadas de rescate, para que, en casos reales de emergencia, mientras un grupo ejecuta los trabajos necesarios,  el otro se encuentre a la expectativa, dispuesto a prestar auxilio. Cada equipo debe estar al mando de un jefe de grupo, pudiendo ser, de preferencia, el Ingeniero de Seguridad o el Jefe de Operaciones Mineras.
Resulta importante que los integrantes de este grupo de trabajo reciban entrenamiento para evaluar su desenvolvimiento en situaciones extremas que se pueden presentar en el desarrollo de las labores, como una atmósfera llena de humo y gases, como la que se puede generar en un incendio. Al respecto, Miguel Melgarejo Minaya, operador de cargador frontal en la minera Colquisiri , Perú, nos indicó: “Es necesaria la realización de simulacros para comprobar el correcto desempeño del personal y el funcionamiento de los equipos a disposición, como los extintores, en caso de producirse un incendio”.

Finalmente, hay que indicar que resulta necesario que estos profesionales tengan conocimiento de la localización de los refugios mineros y las salidas de emergencia, para ayudar a la evacuación los trabajadores en el menor tiempo posible.


Los miembros de los equipos de rescate deben ayudar en la evacuación de los trabajadores a través de las salidas de emergencia.




Visítanos en : Calle Los Canarios N° 105 Urb. San César II Etapa, La Molina - Perú