(+51)(1)349-4617 (+51)956821642

CAMIPER desarrolla programas de capacitación para contribuir al cuidado de las manos en las operaciones mineras

31 Marzo, 2016

Las manos son herramientas increíblemente precisas, instrumentos únicos de sensibilidad, que se convierten en aliados imprescindibles y sobre todo irremplazables de los trabajadores mineros en  la realización de sus labores cotidianas, y en la interacción con sus compañeros de trabajo. Es por esta razón que la Cámara Minera del Perú continúa implementando sus programas de capacitación en seguridad, con el objetivo de concientizar y sensibilizar a las empresas y trabajadores mineros del Perú y   Latinoamérica, sobre la importancia que tiene desarrollar las tareas mineras con el máximo grado de concentración y responsabilidad posible, para prevenir y reducir el número de accidentes que terminen comprometiendo la integridad física de los profesionales, técnicos y personal operativo.




Las manos cumplen múltiples funciones y son requeridas para diversas actividades dentro de la minería. Por esta razón, se encuentran expuestas de forma constante a sufrir diversos tipos de accidentes como: cortes, quemaduras, aplastamiento fracturas, amputaciones, entre otras. Como ejemplo de este tipo de accidentes tenemos el caso que se produjo en agosto del 2015, cuando un trabajador de 46 años, que laboraba en una mina de arena en México, sufrió la amputación de su mano izquierda cuando manipulaba pólvora. Hay que tener en cuenta que además de las consecuencias físicas que estás actividades dejan, también existen las psicosociales, entre las que podemos nombrar: baja autoestima, temor, inseguridad, disminución de la capacidad laboral, etc. Por eso es importante que cada trabajador asuma como propio el cuidado de sus manos, tal y como nos indicó Elvis Trello Bartra, técnico en  electromecánica en el proyecto minero Cero Verde, ubicado en Arequipa, Perú: “El compañerismo hace que formemos un gran equipo de trabajo. La importancia de cuidar nuestras manos  es que podemos llegar a casa sanos para poder acariciar y dar un fuerte abrazo a nuestra familia”.

La mayoría de los accidentes o lesiones de los trabajadores mineros se presentan en las manos, como prueba de esto tenemos que durante los últimos años, estos accidentes han representado el 35% de las lesiones de los mineros en el Perú y Latinoamérica. Además de la manipulación de explosivos, otra de las actividades consideradas riesgosas y que por consiguiente pueden producir lesiones en los trabajadores, es la perforación. Un ejemplo de esto lo encontramos en julio del 2015 en Chile, cuando un trabajador que se desempeñaba como ayudante de perforación terminó perdiendo el dedo medio de la mano derecha. El desafortunado incidente se produjo porque la perforadora quedó trabada en la roca. Al hacer el esfuerzo por retirarla, la máquina se desprendió de forma brusca, y en su intento por evitar que caiga al piso, el operario colocó su mano derecha entre el equipo y el émbolo de soporte, provocándole la amputación del dedo medio por aprisionamiento.

Entre las medidas que establecen las empresas para evitar que estos sucesos se repitan, tenemos, la elaboración de un programa de observaciones planeadas y no planeadas, con la finalidad de detectar prácticas y/o conductas subestándares en los trabajadores. Capacitar a los operarios en los procedimientos de trabajo seguro y verificar la internalización de los conocimientos, así como mejorar el proceso de identificación de peligros y evaluación de riesgos. Por su parte es necesario que los trabajadores asuman como responsabilidad propia el realizar conductas de trabajo positivas y seguir los procedimientos de trabajo seguro. En el caso de la perforación esto se refiere a diversos aspectos como: asegurar bien la base del embolo antes de iniciar la perforación, el ayudante debe aprisionar con sus pies la base del embolo, colocándose al costado de éste y nunca detrás, realizar el proceso de perforación de manera continua, evitando el atascamiento de las barras del equipo por roca fracturada, y mantener una buena alineación de la perforadora respecto de la perforación de tiro. 

Este tipo de recomendaciones tienen como objetivo preservar la integridad física de los trabajadores, sin comprometer el nivel de rentabilidad en el desarrollo del proyecto extractivo. La efectividad de estas medidas aumenta cuando los propios empelados las interiorizan y aceptan los beneficios que obtienen con su práctica. Así tenemos el testimonio de trabajadores que han recepcionado de buena manera los programas de capacitación elaborados por CAMIPER en factores para optimizar la seguridad. Por ejemplo, el minero peruano Alejandro Mayoría Jacinto, señaló “La seguridad en minería no es una obligación, sino un deber con nosotros mismos”. Por su parte, Hytalo Jimmy Pineda, que labora en el Proyecto Inmaculada De Hochschild Mining, ubicado en la ciudad de Cuzco, Perú señaló: “La seguridad es primero en minería, ya que es necesario evaluar los numerosos peligros que vamos encontrando. Sobre todo es necesario tener concentración en el trabajo para regresar completos a casa. Hay que recordar que nuestras familias nos esperan”. Finalmente, el mexicano Rafael Rodríguez, que se desempeña en la compañía Jacobs Engineering, nos indicó: “La seguridad y la responsabilidad es lo primero en minería”.

Otra de las medidas recomendadas para prevenir y reducir la ocurrencia de accidentes mineros, es la utilización de los guantes de protección. Las empresas tienen la obligación de proporcionar estos elementos en óptimas condiciones, de lo contrario se pueden presentar enfermedades ocupacionales que terminan condicionando el rendimiento de los trabajadores. Un aspecto tan básico como una mala elección de los elementos de protección puede terminar generando un problema de salud para los operarios. Por ejemplo, en el mercado existen distintos tipos de guantes, elaborados con diversos materiales, como neopreno, jebe, caucho, látex y cuero, siendo este último el menos recomendable por tratarse de un material orgánico, que al contacto con el agua u otro líquido se degrada y provoca enfermedades como dermatitis, infecciones con hongos, o cualquier otro tipo de bacteria, que se aloja en la piel, formando colonias y deformando las manos.

Como puede verse es necesario que las empresas y las demás organizaciones relacionadas con la actividad minera incrementen el nivel de capacitación de los trabajadores, así como resulta indispensable que desarrollen estrategias para que los técnicos y personal operativo lleven a cabo las tareas de forma segura y responsable.


CAMIPER desarrolla programas de capacitación para contribuir al cuidado de las manos en las operaciones mineras

31 Marzo, 2016

Las manos son herramientas increíblemente precisas, instrumentos únicos de sensibilidad, que se convierten en aliados imprescindibles y sobre todo irremplazables de los trabajadores mineros en  la realización de sus labores cotidianas, y en la interacción con sus compañeros de trabajo. Es por esta razón que la Cámara Minera del Perú continúa implementando sus programas de capacitación en seguridad, con el objetivo de concientizar y sensibilizar a las empresas y trabajadores mineros del Perú y   Latinoamérica, sobre la importancia que tiene desarrollar las tareas mineras con el máximo grado de concentración y responsabilidad posible, para prevenir y reducir el número de accidentes que terminen comprometiendo la integridad física de los profesionales, técnicos y personal operativo.




Las manos cumplen múltiples funciones y son requeridas para diversas actividades dentro de la minería. Por esta razón, se encuentran expuestas de forma constante a sufrir diversos tipos de accidentes como: cortes, quemaduras, aplastamiento fracturas, amputaciones, entre otras. Como ejemplo de este tipo de accidentes tenemos el caso que se produjo en agosto del 2015, cuando un trabajador de 46 años, que laboraba en una mina de arena en México, sufrió la amputación de su mano izquierda cuando manipulaba pólvora. Hay que tener en cuenta que además de las consecuencias físicas que estás actividades dejan, también existen las psicosociales, entre las que podemos nombrar: baja autoestima, temor, inseguridad, disminución de la capacidad laboral, etc. Por eso es importante que cada trabajador asuma como propio el cuidado de sus manos, tal y como nos indicó Elvis Trello Bartra, técnico en  electromecánica en el proyecto minero Cero Verde, ubicado en Arequipa, Perú: “El compañerismo hace que formemos un gran equipo de trabajo. La importancia de cuidar nuestras manos  es que podemos llegar a casa sanos para poder acariciar y dar un fuerte abrazo a nuestra familia”.

La mayoría de los accidentes o lesiones de los trabajadores mineros se presentan en las manos, como prueba de esto tenemos que durante los últimos años, estos accidentes han representado el 35% de las lesiones de los mineros en el Perú y Latinoamérica. Además de la manipulación de explosivos, otra de las actividades consideradas riesgosas y que por consiguiente pueden producir lesiones en los trabajadores, es la perforación. Un ejemplo de esto lo encontramos en julio del 2015 en Chile, cuando un trabajador que se desempeñaba como ayudante de perforación terminó perdiendo el dedo medio de la mano derecha. El desafortunado incidente se produjo porque la perforadora quedó trabada en la roca. Al hacer el esfuerzo por retirarla, la máquina se desprendió de forma brusca, y en su intento por evitar que caiga al piso, el operario colocó su mano derecha entre el equipo y el émbolo de soporte, provocándole la amputación del dedo medio por aprisionamiento.

Entre las medidas que establecen las empresas para evitar que estos sucesos se repitan, tenemos, la elaboración de un programa de observaciones planeadas y no planeadas, con la finalidad de detectar prácticas y/o conductas subestándares en los trabajadores. Capacitar a los operarios en los procedimientos de trabajo seguro y verificar la internalización de los conocimientos, así como mejorar el proceso de identificación de peligros y evaluación de riesgos. Por su parte es necesario que los trabajadores asuman como responsabilidad propia el realizar conductas de trabajo positivas y seguir los procedimientos de trabajo seguro. En el caso de la perforación esto se refiere a diversos aspectos como: asegurar bien la base del embolo antes de iniciar la perforación, el ayudante debe aprisionar con sus pies la base del embolo, colocándose al costado de éste y nunca detrás, realizar el proceso de perforación de manera continua, evitando el atascamiento de las barras del equipo por roca fracturada, y mantener una buena alineación de la perforadora respecto de la perforación de tiro. 

Este tipo de recomendaciones tienen como objetivo preservar la integridad física de los trabajadores, sin comprometer el nivel de rentabilidad en el desarrollo del proyecto extractivo. La efectividad de estas medidas aumenta cuando los propios empelados las interiorizan y aceptan los beneficios que obtienen con su práctica. Así tenemos el testimonio de trabajadores que han recepcionado de buena manera los programas de capacitación elaborados por CAMIPER en factores para optimizar la seguridad. Por ejemplo, el minero peruano Alejandro Mayoría Jacinto, señaló “La seguridad en minería no es una obligación, sino un deber con nosotros mismos”. Por su parte, Hytalo Jimmy Pineda, que labora en el Proyecto Inmaculada De Hochschild Mining, ubicado en la ciudad de Cuzco, Perú señaló: “La seguridad es primero en minería, ya que es necesario evaluar los numerosos peligros que vamos encontrando. Sobre todo es necesario tener concentración en el trabajo para regresar completos a casa. Hay que recordar que nuestras familias nos esperan”. Finalmente, el mexicano Rafael Rodríguez, que se desempeña en la compañía Jacobs Engineering, nos indicó: “La seguridad y la responsabilidad es lo primero en minería”.

Otra de las medidas recomendadas para prevenir y reducir la ocurrencia de accidentes mineros, es la utilización de los guantes de protección. Las empresas tienen la obligación de proporcionar estos elementos en óptimas condiciones, de lo contrario se pueden presentar enfermedades ocupacionales que terminan condicionando el rendimiento de los trabajadores. Un aspecto tan básico como una mala elección de los elementos de protección puede terminar generando un problema de salud para los operarios. Por ejemplo, en el mercado existen distintos tipos de guantes, elaborados con diversos materiales, como neopreno, jebe, caucho, látex y cuero, siendo este último el menos recomendable por tratarse de un material orgánico, que al contacto con el agua u otro líquido se degrada y provoca enfermedades como dermatitis, infecciones con hongos, o cualquier otro tipo de bacteria, que se aloja en la piel, formando colonias y deformando las manos.

Como puede verse es necesario que las empresas y las demás organizaciones relacionadas con la actividad minera incrementen el nivel de capacitación de los trabajadores, así como resulta indispensable que desarrollen estrategias para que los técnicos y personal operativo lleven a cabo las tareas de forma segura y responsable.


Visítanos en : Calle Los Canarios N° 105 Urb. San César II Etapa, La Molina - Perú