(+51)(1)349-4617 (+51)956821642

CAMIPER fomenta la capacitación para la prevención de incendios y explosiones en minería

13 Abril, 2016

Los incendios y explosiones se constituyen como los principales accidentes que pueden presentarse en el desarrollo de las operaciones mineras. Con el objetivo de prevenir y reducir la ocurrencia de estas situaciones al máximo, las compañías extractivas redoblan esfuerzos por elaborar los sistemas de ventilación adecuados para que los sistemas de ventilación provean una atmosfera de trabajo saludable y adecuada para el normal desarrollo del proceso productivo.




Los sistemas de ventilación en las operaciones subterráneas deben estar diseñados con la finalidad de asegurar la circulación de la cantidad de aire necesaria para la correcta respiración de los trabajadores, la óptima combustión interna de las máquinas diesel, evitar la formación de mezclas explosivas, diluir efectivamente los gases tóxicos, el polvo de suspensión y finalmente, reducir la temperatura de las instalaciones eléctricas.

Para el consultor de la Cámara Minera del Perú, Óscar Carrasco Pérez: “La gestión y prevención de los incendios representa un nivel de complejidad bastante elevado, ya que, en estas situaciones, no se deben considerar únicamente las zonas afectadas por las llamas, sino también resulta importante el manejo del humo y los gases que se generan. El riesgo que engloban los incendios se centra en las dimensiones que pueden alcanzar y la cantidad de bajas que se pueden presentar entre los  trabajadores involucrados”.

Como ejemplo de lo indicado por el especialista de CAMIPER,  podemos mencionar que en enero del 2016 cuatro mineros murieron al inhalar gases como anhídrido carbónico, nitrógeno y metano, al incendiarse una galería subterránea de una mina de platino (propiedad de la compañía Impala Platimun Holdings) ubicada al noroeste de Sudáfrica.

Con el objetivo de contribuir a la reducción de la ocurrencia de este tipo de situaciones indeseadas, la Cámara Minera del Perú, impulsa constantemente la capacitación de los trabajadores para que sepan identificar las causas que pueden provocar un incendio y la mejor manera de prevenirlos, así podemos mencionar: el sobrecalentamiento de los equipos eléctricos, el trabajo con soldadura, que provoca chispas sobre materiales inflamables, la existencia de elementos combustibles como: el petróleo, aceite, neumáticos y otros. Finalmente, otro motivo, bastante frecuente, es la autoignición de los materiales, factor que depende de la  granulometría de las sustancias, composición, porosidad, humedad y tamaño del almacenamiento. 

En este aspecto, las minas subterráneas de carbón, que suelen utilizar mayor cantidad de equipos eléctricos, requieren de un sistema de ventilación que sea capaz de proporcionar aire fresco, además de reducir el calor y mantener el gas metano a niveles por debajo del 5% del límite inferior de ignición. Una característica particular de estos yacimientos es que el humo causado por la combustión indeseada del carbón puede llegar a ser bastante denso, llegando a impedir el desarrollo normal de las labores, incluso en las galerías alejadas. Un aspecto puntual en estos casos es que si se incrementa demasiado la ventilación para dispersar dicho humo se termina corriendo el riesgo de incrementar el fuego.

Una de las tecnologías más efectivas para la extracción del gas metano en las minas carboníferas son las turbinas de flujo reversible, que pueden capturar hasta el 100% del metano extraído y el calor producido de dicha extracción puede ser utilizado localmente para los procesos de calefacción en regiones de temperatura muy baja.

Otra de las situaciones de riesgo que se presentan en las operaciones mineras son las explosiones, como ejemplo de esta situación podemos mencionar que en Colombia cinco trabajadores perdieron la vida durante la explosión que se produjo en la mina de carbón Los Laureles. El accidente se produjo como consecuencia de la acumulación de gas metano. Entre las medidas que se pueden implementar para reducir la ocurrencia de estas situaciones, podemos mencionar que dentro de los yacimientos se debe prever la instalación de varios sectores de ventilación independientes, con la finalidad de limitar las consecuencias de explosión o incendio. Cada una de estas áreas debe disponer de un conducto independiente de entrada de aire, que parta de un conducto de ventilación principal y de uno independiente de salida de aire, que termine en una galería principal de salida de aire.

La ventilación principal de los yacimientos debe asegurarse mediante uno o  varios ventiladores mecánicos, instalados en la superficie y que funcionen constantemente. Los ventiladores principales deben construirse y situarse de manera que se reduzcan los riesgos de deterioro en caso de explosión e instalarse en cajas cerradas resistentes al fuego. Deben estar alimentados por un circuito de energía separado e independiente del circuito principal de la mina. 

En aquellas zonas críticas de los yacimientos es necesario utilizar medios mecánicos especiales, tales como los ventiladores secundarios. Por ejemplo, una de las principales causas de explosión en las minas carboníferas es la acumulación de grisú, para reducir esto, es necesario que el volumen de aire que circula a través de la zona donde existe esta sustancia, sea el suficiente para diluirla y disminuir su concentración hasta un valor insignificante o permisible. 

Para esto es necesaria la instalación de un sistema de ventilación artificial. Se debe llevar un registro escrito o electrónico de los valores de gas metano (CH4) y un monitoreo del monóxido de carbono (CO). Finalmente, para cada sitio de trabajo en el interior de la mina debe preverse dos salidas, es decir, debe existir un tiro de producción (entrada) y otro de emergencia (salida) para la evacuación del yacimiento. Esto ayuda a una mayor ventilación, disipando los niveles de gas metano.

Como puede verse, la minería subterránea en el Perú y Latinoamérica, tiene mayores exigencias y para resolver cada una de ellas de forma práctica y adecuada, las compañías mineras requieren la contribución de las empresas especializadas y los beneficios que otorgan los avances tecnológicos desarrollados por estas organizaciones. Por ejemplo, en el Perú, ABB, la compañía de origen suizo-sueco se ha consolidado en el desarrollo de sistemas que permiten automatizar la ventilación, ajustando la demanda de aire que se pueda requerir al interior del yacimiento.

 Así podemos mencionar el sistema SmartVentilation, una solución para el control de la ventilación que , permite un ahorro energético de hasta el 50% al año, asegura un ambiente de trabajo saludable, optimiza la dilución de sustancias peligrosas y favotrece la evacuación de gases explosivos de forma más rápida.

A modo de conclusión, podemos mencionar que la optimización en la  reducción y prevención de incendios y explosiones en las operaciones mineras, se debe sustentar en la elaboración de un sistema de planificación que tenga la capacidad de diluir los gases contaminantes y reducir la concentración de aquellos que pueden ocasionar una posible autoignición. De esta forma se contribuya a propiciar una atmósfera de trabajo idónea para preservar la salud de los trabajadores y el correcto funcionamiento de los equipos.



CAMIPER fomenta la capacitación para la prevención de incendios y explosiones en minería

13 Abril, 2016

Los incendios y explosiones se constituyen como los principales accidentes que pueden presentarse en el desarrollo de las operaciones mineras. Con el objetivo de prevenir y reducir la ocurrencia de estas situaciones al máximo, las compañías extractivas redoblan esfuerzos por elaborar los sistemas de ventilación adecuados para que los sistemas de ventilación provean una atmosfera de trabajo saludable y adecuada para el normal desarrollo del proceso productivo.




Los sistemas de ventilación en las operaciones subterráneas deben estar diseñados con la finalidad de asegurar la circulación de la cantidad de aire necesaria para la correcta respiración de los trabajadores, la óptima combustión interna de las máquinas diesel, evitar la formación de mezclas explosivas, diluir efectivamente los gases tóxicos, el polvo de suspensión y finalmente, reducir la temperatura de las instalaciones eléctricas.

Para el consultor de la Cámara Minera del Perú, Óscar Carrasco Pérez: “La gestión y prevención de los incendios representa un nivel de complejidad bastante elevado, ya que, en estas situaciones, no se deben considerar únicamente las zonas afectadas por las llamas, sino también resulta importante el manejo del humo y los gases que se generan. El riesgo que engloban los incendios se centra en las dimensiones que pueden alcanzar y la cantidad de bajas que se pueden presentar entre los  trabajadores involucrados”.

Como ejemplo de lo indicado por el especialista de CAMIPER,  podemos mencionar que en enero del 2016 cuatro mineros murieron al inhalar gases como anhídrido carbónico, nitrógeno y metano, al incendiarse una galería subterránea de una mina de platino (propiedad de la compañía Impala Platimun Holdings) ubicada al noroeste de Sudáfrica.

Con el objetivo de contribuir a la reducción de la ocurrencia de este tipo de situaciones indeseadas, la Cámara Minera del Perú, impulsa constantemente la capacitación de los trabajadores para que sepan identificar las causas que pueden provocar un incendio y la mejor manera de prevenirlos, así podemos mencionar: el sobrecalentamiento de los equipos eléctricos, el trabajo con soldadura, que provoca chispas sobre materiales inflamables, la existencia de elementos combustibles como: el petróleo, aceite, neumáticos y otros. Finalmente, otro motivo, bastante frecuente, es la autoignición de los materiales, factor que depende de la  granulometría de las sustancias, composición, porosidad, humedad y tamaño del almacenamiento. 

En este aspecto, las minas subterráneas de carbón, que suelen utilizar mayor cantidad de equipos eléctricos, requieren de un sistema de ventilación que sea capaz de proporcionar aire fresco, además de reducir el calor y mantener el gas metano a niveles por debajo del 5% del límite inferior de ignición. Una característica particular de estos yacimientos es que el humo causado por la combustión indeseada del carbón puede llegar a ser bastante denso, llegando a impedir el desarrollo normal de las labores, incluso en las galerías alejadas. Un aspecto puntual en estos casos es que si se incrementa demasiado la ventilación para dispersar dicho humo se termina corriendo el riesgo de incrementar el fuego.

Una de las tecnologías más efectivas para la extracción del gas metano en las minas carboníferas son las turbinas de flujo reversible, que pueden capturar hasta el 100% del metano extraído y el calor producido de dicha extracción puede ser utilizado localmente para los procesos de calefacción en regiones de temperatura muy baja.

Otra de las situaciones de riesgo que se presentan en las operaciones mineras son las explosiones, como ejemplo de esta situación podemos mencionar que en Colombia cinco trabajadores perdieron la vida durante la explosión que se produjo en la mina de carbón Los Laureles. El accidente se produjo como consecuencia de la acumulación de gas metano. Entre las medidas que se pueden implementar para reducir la ocurrencia de estas situaciones, podemos mencionar que dentro de los yacimientos se debe prever la instalación de varios sectores de ventilación independientes, con la finalidad de limitar las consecuencias de explosión o incendio. Cada una de estas áreas debe disponer de un conducto independiente de entrada de aire, que parta de un conducto de ventilación principal y de uno independiente de salida de aire, que termine en una galería principal de salida de aire.

La ventilación principal de los yacimientos debe asegurarse mediante uno o  varios ventiladores mecánicos, instalados en la superficie y que funcionen constantemente. Los ventiladores principales deben construirse y situarse de manera que se reduzcan los riesgos de deterioro en caso de explosión e instalarse en cajas cerradas resistentes al fuego. Deben estar alimentados por un circuito de energía separado e independiente del circuito principal de la mina. 

En aquellas zonas críticas de los yacimientos es necesario utilizar medios mecánicos especiales, tales como los ventiladores secundarios. Por ejemplo, una de las principales causas de explosión en las minas carboníferas es la acumulación de grisú, para reducir esto, es necesario que el volumen de aire que circula a través de la zona donde existe esta sustancia, sea el suficiente para diluirla y disminuir su concentración hasta un valor insignificante o permisible. 

Para esto es necesaria la instalación de un sistema de ventilación artificial. Se debe llevar un registro escrito o electrónico de los valores de gas metano (CH4) y un monitoreo del monóxido de carbono (CO). Finalmente, para cada sitio de trabajo en el interior de la mina debe preverse dos salidas, es decir, debe existir un tiro de producción (entrada) y otro de emergencia (salida) para la evacuación del yacimiento. Esto ayuda a una mayor ventilación, disipando los niveles de gas metano.

Como puede verse, la minería subterránea en el Perú y Latinoamérica, tiene mayores exigencias y para resolver cada una de ellas de forma práctica y adecuada, las compañías mineras requieren la contribución de las empresas especializadas y los beneficios que otorgan los avances tecnológicos desarrollados por estas organizaciones. Por ejemplo, en el Perú, ABB, la compañía de origen suizo-sueco se ha consolidado en el desarrollo de sistemas que permiten automatizar la ventilación, ajustando la demanda de aire que se pueda requerir al interior del yacimiento.

 Así podemos mencionar el sistema SmartVentilation, una solución para el control de la ventilación que , permite un ahorro energético de hasta el 50% al año, asegura un ambiente de trabajo saludable, optimiza la dilución de sustancias peligrosas y favotrece la evacuación de gases explosivos de forma más rápida.

A modo de conclusión, podemos mencionar que la optimización en la  reducción y prevención de incendios y explosiones en las operaciones mineras, se debe sustentar en la elaboración de un sistema de planificación que tenga la capacidad de diluir los gases contaminantes y reducir la concentración de aquellos que pueden ocasionar una posible autoignición. De esta forma se contribuya a propiciar una atmósfera de trabajo idónea para preservar la salud de los trabajadores y el correcto funcionamiento de los equipos.



Visítanos en : Calle Los Canarios N° 105 Urb. San César II Etapa, La Molina - Perú