Connect with us

Metalurgia

Minería: ¿Qué es la Biolixiviación y cómo mejora los procesos?

La Biolixiviación –a diferencia de la ya tradicional lixiviación– es una alternativa en el proceso de recuperación de minerales. Te contamos más.

Publicado

-

La Biolixiviación –a diferencia de la ya tradicional lixiviación– es una alternativa en el proceso de recuperación de minerales (sobre todo en el caso del cobre, oro y plata). Las empresas mineras deberían utilizar mejor y con más ahínco este método como aprovechamiento de los recursos.

¿Qué entendemos por Biolixiviación?

Todos los que laboran en las operaciones mineras saben muy bien que el proceso de la lixiviación de cobre tradicional requiere de mucho tiempo para llevarse a cabo.

Por eso hoy en día para poder simplificar dicho proceso lo que se realiza es la lixiviación orgánica o Biolixiviación que acorta el prolongamiento e incrementa la cantidad recuperada de elementos con resistencia a la disolución.

=> Lee más aquí: Gestión de costos en minería: ¿Para qué sirven los KPI y su medición?

¿Pero qué es la Biolixiviación?

La biolixiviación es la extracción de metales desde minerales o menas a través del uso de organismos vivos, generalmente microorganismos o bacterias. Estos microorganismos se alimentan principalmente de arsénico y azufre, dos impurezas que hay que extraer del mineral para su limpieza. Es decir, las bacterias pueden oxidar el azufre a ácido sulfúrico y el arsénico mucho más amigable para las labores.

Para Patricio Navarro Donoso, especialista de CAMIPER, “durante el proceso de lixiviación se produce un lento proceso de reacción de sulfuros de cobre. Esto es un serio revés para la economía de una empresa. Es por ello que resulta imprescindible el empleo de bacterias como catalizadores de la velocidad de reacciones para obtener ciclos de procesos más cortos”.

Biolixiviacion_camiper_oro

¿Y dónde queda la Lixiviación?

En el caso de la lixiviación, las diferentes especies mineralógicas de cobre reaccionan de manera distinta ya que la presencia del metal se da mediante los oxidados y los sulfurados. En el caso primero son solubles, por lo que su beneficio es mediante la lixiviación ácida.

En cuanto a los sulfurados, estos son insolubles, por lo que para la extracción se deben oxidar los sulfuros. En esta tecnología se usa la molienda fina, la concentración selectiva por flotación y la recuperación por pirometalurgia.

=>Lee más aquí: Voladura y perforación superficial: todos sus detalles y secretos

Además, las velocidades con las que van los procesos de disolución pueden clasificarse de acuerdo a los minerales. Los sulfatos de cobre, cloruros y carbonatos tienen un proceso cinético muy veloz; los silicatos y óxidos de cobre, que son cinéticamente más lentos.

Por otro lado, considerando otras categorías, hay elementos de cinética moderada, como los óxidos reducidos. Ellos necesitan de un oxidante como el ion férrico para oxidarse y pueden ser sensibles cuando son agitados y el empleo de la temperatura.

Hay otros minerales con cinética lenta, como los sulfuros más simples de cobre. Y otros, considerados de cinética muy lenta, como los sulfuros dobles de cobre (calcopirita).

Es preciso decir que la calcopirita es muy refractaria, sobre todo en el proceso de aplicación de bacterias: biolixiviación. Hasta hace algún tiempo no había una forma de explotación comercial y solo se hacía mediante recuperación hecha en los botaderos.

=> Lee más aquí: ¿Por qué son indispensables las especializaciones en minería?