Connect with us

Responsabilidad Social

Comunidades y mineras en debate por bonos para Covid

Comunidades exigen mil soles por cada poblador mayor de 18 años.

Publicado

-

comunidades mineras

Comunidades exigen pago de bonos por Covid-19 a mineras

A partir de los problemas económicos causados por el Covid-19, algunas comunidades han comenzado a pedir el pago de bonos a empresas mineras.

Por ejemplo, en Espinar (Cusco) y Caylloma (Arequipa), las comunidades les están exigiendo a las mineras el pago de un bono de S/.1,000.

Sin embargo, las compañías mineras no están de acuerdo con la entrega de este tipo de bonos solidarios. Sobre todo porque las comunidades piden que se deduzca de los fondos de desarrollo sostenible.

El motivo de la negación de las mineras radica en que los fondos fueron creados para financiar proyectos sociales que beneficien a la comunidad de forma sostenible. En cambio, usar esos recursos para la entrega de bonos, solo creará un beneficio a corto plazo.

Aun así, las comunidades insisten en pedir estos bonos a las mineras de Antapaccay (a cargo de Glencore) y Bateas, (a cargo de Fortuna Silver Mines).

De hecho, el bono exigido de S/.1,000 sería repartido entre los pobladores mayores de 18 años que figuren en el padrón electoral.

En consecuencia, la minera Antapaccay podría gastar entre 40 a 50 millones de soles para los bonos para las comunidades. Mientras que la minera de Caylloma pagaría 3 millones de soles, por ser más pequeña y con producción marginal.

Con todo eso, Amalia Ruiz, gerente de gestión social de Minera Bateas, sostiene:

“Hay fondos sociales muy fuertes, que pueden repartir bonos de hasta S/5.000. Pero si el dinero se malgasta de esta manera, adiós desarrollo y articulación con el Estado”.

Fondos de la minera de Caylloma

Asimismo, detalló que la minera maneja un fondo de S/.5 millones junto con el municipio de Caylloma y el Frente de Defensa local para las comunidades. Sin embargo, estos fondos son para proyectos de desarrollo sostenible en salud, educación, infraestructura y desarrollo de capacidades. A su vez, tienen un plazo de pago entre 2018 y 2020.

Por ahora, solo se ha invertido S/.2 millones en proyectos ganaderos. Mientras que los otros S/.3 millones continúan en disputa con los otros dos administradores del fondo. El motivo es que estas dos entidades quieren destinar el dinero a los bonos.

Pero Ruiz considera que no es necesario por dos motivos. Primero, porque la comunidad de 3000 habitantes no se encuentra en crisis sanitaria; pues solo ha presentado 3 casos de Covid-19 y un fallecido. En tanto que en la mina solo se reportó 6 casos de contagio.

En segundo lugar, la representante de la minera señala que gran parte de los miembros de la comunidad sí tuvo acceso al bono del gobierno.

Fondos de la minera de Antapaccay

Por otro lado, la situación de Antapaccay es bastante similar. Incluso, según Ruiz, la comunidad de Caylloma tomó como ejemplo el caso de los comuneros de esta zona, quienes votaron por la entrega del bono hace unas semanas.

Durante la votación, cinco de los integrantes del Comité de Gestión del Convenio Marco Espinar estuvieron de acuerdo con el bono. Ellos estuvieron liderados por el Frente Único de Defensa de los Intereses de Espinar (FUDIE).

En cambio, los otros tres miembros, entre ellos la minera Antapaccay votaron en contra del bono a las comunidades.

El presidente de FUDIE, Ricardo Carlos, sostiene que hay S/.140 millones del Convenio Marco. Por lo tanto, no será complicado cumplir con la entrega de los S/.1,000 para los 40,000 pobladores.

Sin embargo, Livio Paliza, gerente de relaciones comunitarias de Antapaccay, es de la idea de destinar esos fondos para otro tipo de beneficios.

“Los fondos de ese convenio no son para repartir, sino para proyectos de desarrollo sostenible, para que la población tenga empleo. Es una pena que el tema se está politizando por intereses de personas que buscan ganar las próximas elecciones”, sostuvo.

¿Qué proponen las mineras para la comunidad?

Con todo eso, una salida podría ser usar los fondos para planes que reactiven la economía de manera rápida y eficaz.

Así como ha propuesto la minera Antapaccay, al lanzar el Plan Reactiva Espinar, que genera empleo y dinamiza la economía de las familias de la comunidad.

Este plan comprende 14 proyectos y un programa de empleo temporal para 7 mil personas, con una inversión de S/.55 millones.

Posgrados en Responsabilidad Social

La entrega de estos bonos para la comunidad por parte de la minería, ¿serán una buen plan de responsabilidad social?

Seguramente, esa pregunta ronda por la mente de muchos profesionales en este momento. Y la respuesta la pueden absolver ellos mismos, a través de una capacitación en ese rubro, como la que ofrece Camiper.

A través de su nueva plataforma Camiper 4.0, los profesionales pueden acceder a un diplomado en Responsabilidad Social.

Conozca más detalles de ello, en el siguiente enlace:

Diplomado en Gestión de Relaciones Comunitarias en Minería.